top of page
  • Foto del escritorCERES

Los principales retos del nuevo gobierno de Lula

Actualizado: 26 sept 2023

por Bernardo Monteiro


Aunque haya terminado el período electoral, marcado con el último acto solemne en la diplomacia de los elegidos - Luiz Inácio "Lula" da Silva como presidente y Geraldo Alckmin como vicepresidente - para un nuevo mandato de 2023 a 2026, ya han ocurrido muchas cosas desde el final de las elecciones, el 30 de octubre de 2022. La primera y más importante ha sido la creación, constitución y pleno funcionamiento del llamado gabinete de transición.


Todos sus detalles están establecidos en la ley, desde el número de cargos remunerados hasta los periodos y lugares de trabajo, y esto comienza hasta 72 horas después del anuncio del resultado de la contienda electoral y cuenta con un gigantesco esfuerzo por parte de los ganadores y los que dejan el gobierno, para dialogar de manera transparente buscando generar menos ruido y dificultades en el trabajo del nuevo equipo electo que tomará posesión el 1 de enero. Aunque, en 2022, esta última parte fue completamente abandonada por el gobierno de Bolsonaro, y que por primera vez en la historia de la democracia brasileña, el gobierno de transición tuvo que iniciar su trabajo bajo el cumplimiento de la ley - ya que el equipo saliente, que perdió las elecciones, no hizo ningún esfuerzo para agilizarlo. El equipo reunido por el jefe del gobierno de transición, el vicepresidente Geraldo Alckmin, ha hecho esfuerzos hercúleos en conjunto con los pocos órganos gubernamentales colaboradores, principalmente el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU).


Otra función esperada, tal vez una de las más esperadas de un nuevo gobierno, es la indicación de los nombres que compondrán la base ministerial, y quiénes serán las personas invitadas a asumir los ministerios, punto central en la organización, control, gestión y funcionamiento de un país como Brasil, a corto, medio y largo plazo.


El Presidente Lula ha anunciado nombres para dirigir 37 ministerios, así como organismos públicos como empresas estatales. Junto a los nuevos ministros, ya han hecho importantes nombramientos en sus carteras, para cargos de importancia, como el de secretario general, que normalmente es una especie de número 2 en el mando del ministerio. Esta nueva configuración, con más ministerios, ya da la pauta de lo que será importante y de cómo será el nuevo gobierno, tendremos un Estado fuerte y presente, algo que no existió en los últimos 7 años de agenda neoliberal y guiada por la demencial lógica empresarial.


Con el equipo ministerial ya cerrado, debemos concentrarnos no sólo en el análisis de los nombres elegidos, sino principalmente en los gigantescos desafíos que enfrentarán.


Hoy, para decir que la economía de un país no es un trabajo hercúleo y estar fuera de contacto con la política mundial, Fernando Haddad (PT), que asumirá la cartera de Hacienda, tendrá esta tarea. Haddad no sólo es un nombre de confianza del Presidente Lula, sino que está muy capacitado para liderar el pensamiento económico de este tercer mandato. Estabilizar la economía combinando políticas de reducción y control de la inflación y de los tipos de interés, con el aumento del poder adquisitivo de las familias, es decir, generando empleo. Es cierto que los números han ido bajando, pero hay que recordar que el gobierno saliente cambió la forma de hacer el cálculo para no incluir a algunos grupos, buscando tener "números" mejores que la realidad, otro desafío para Haddad.


La salud debe ser un punto central en este nuevo gobierno, donde la elección de la excelente Nísia Trindade (presidenta de Fiocruz y primera mujer a ocupar este ministerio) debe actuar directamente, por lo menos en el primer momento, en el restablecimiento del flujo de vacunas contra el COVID-19, así como aumentar enormemente las campañas y acciones de vacunación, especialmente de niños y adolescentes. Hoy tenemos números aterradores de cobertura vacunal: contra la poliomielitis dejamos el nivel del 99,9% para el 75% de la población inmunizada; en el total de niños menores de siete años, dejamos el 68% en 2019 para el 45% en 2022. Además del desmantelamiento de las políticas públicas dentro de los servicios del SUS.


La articulación política también es central para cualquier gobierno, es esencial tener una buena relación con los otros poderes de la república y sus miembros, así como la función administrativa de dialogar y caminar amigable y diplomáticamente entre todos los ministerios, ayudándoles a articularse para la buena ejecución de las políticas públicas. Para tal tarea el nombre elegido por Lula no necesita presentación, Rui Costa (PT), es un político con mucha experiencia, que ha ocupado cargos de confianza desde joven y ha ganado dos veces las elecciones en Bahía, y al igual que Lula tiene sus orígenes políticos en movimientos sindicales de Camaçari, Costa es uno de esos nombres adecuados para el trabajo adecuado. La Casa Civil, el ministerio que ocupará, es el centro neurálgico del Ejecutivo, tan relevante que despacha desde el interior del Palacio de Planalto, junto con el Presidente.


El reto comienza ya con la adopción de un nuevo tono, algo mucho más conciliador y diplomático, sin llamar demasiado la atención y tratando de evitar polémicas baratas. Rui Costa tiene el perfil y debería ser capaz de crear el "vínculo" necesario entre unos ministerios que necesariamente trabajarán juntos y no estarán siempre de acuerdo. Por ejemplo, los ministerios de Trabajo, encabezado por Luiz Marinho, Finanzas y MDIC que tendrá Geraldo Alckmin, o la Planificación de Simone Tebet (MDB), Finanzas y Medio Ambiente donde asume Marina Silva (REDE) o el Ministerio de Gestión de Esther Dweck, con sus pares en MDIC, en el Desarrollo Social de Wellington Dias y Puertos y Aeropuertos que será de Márcio França (PSB).


Creo que otros desafíos gigantescos serán retomar políticas que fueron simplemente abandonadas y ministerios que pasaron 4 años disfuncionales o extintos, como: el ministerio de Cultura, que tendrá a Margareth Menezes, por fin alguien de la cultura para cuidarlo con el esmero y la atención que merece; el ministerio de Derechos Humanos, en manos del necesario Silvio de Almeida, uno de los grandes académicos de nuestro tiempo, y que ya ha anunciado nombres para órganos vilipendiados en el gobierno anterior, como la Fundación Palmares; el ministerio de Ciencia y Tecnología, bajo la gestión de Luciana Santos (PCdoB), un área tan importante para el futuro del país y que fue dejada morir y sin ninguna acción relevante, y que podría haber ayudado mucho durante los períodos más críticos de la pandemia; los ministerios creados, de la Mujer, que tendrá Cida Gonçalves (PT) y de Igualdad Racial, que será gestionado por Anielle Franco, dos áreas que fueron objeto de persecución y total ignorancia del gobierno pasado. Será interesante ver cómo encajarán en la estructura y qué acciones se propondrán.


Otros dos desafíos que considero de suma importancia serán los de Marina Silva, Ministra de Medio Ambiente, y Mauro Vieira, Ministro de Asuntos Exteriores (Itamaraty). Aquí está el presente y el futuro de Brasil cuando pensamos en lo interno y en lo internacional. El país necesita recuperar el apoyo y el respeto internacionales y para ello la tarea de Vieira, diplomático de carrera y con experiencia, será crucial. Necesitamos urgentemente volver a ocupar las grandes mesas de negociación, los foros, el liderazgo de grupos y organizaciones internacionales, como ya hemos hecho. El mundo urge de una política exterior pragmática, de bases sólidas y raíces de Brasil, en busca de la paz, del comercio justo, del desarrollo socioeconómico de los países más pobres, necesitamos volver a negociar de igual a igual con Estados Unidos, con China, con Rusia, con los BRICS, los países africanos y latinos.


Sin embargo, todos los esfuerzos de política exterior en el mundo tienen hoy una tarjeta de visita, una agenda principal: el medio ambiente. Después de cuatro años de "pasarse la pelota" (frase que me enferma) del gobierno y de la gestión de un neoliberal, industrialista, tecnócrata hasta el extremo (que incluso le valió la expulsión de su partido de origen), por fin tendremos una esperanza. Marina Silva (REDE) es sin duda la persona y el personaje político más capacitado, experimentado y centrado para retomar el desarrollo de la protección y el uso responsable y sostenible del medio ambiente.


Su tarea será mucho mayor que los debates sobre Belo Monte durante los primeros mandatos de Lula, y por eso mismo sólo ella podía ser elegida, y es bueno que lo haya sido y aceptado. Marina tendrá que lidiar no sólo con las leyes que deben ser derogadas ayer, reconstruir y fortalecer el IBAMA y la FUNAI, buscar el diálogo con los pueblos indígenas (donde tiene experiencia de sobra), crear nuevos hitos, remodelar las áreas protegidas, hacer frente a la minería ilegal (que ha vuelto con más fuerza que en la década de 1990 y ahora está legalmente armada), buscar la expansión de las fuentes de energía renovables sostenibles.... En fin, sólo alguien de la grandeza profesional y política de Marina Silva para hacer frente a semejante desafío.


El medio ambiente es nuestro mayor activo y, como dijo Gregório Duvivier, "nuestro cheque en blanco para el futuro", y por eso mismo debemos dejarlo en manos de quienes lo entienden, lo conocen y tienen el valor de protegerlo. El futuro será verde, nos guste o no, y las naciones que consigan hacer de su protección responsable del medio ambiente un activo saldrán ganando. Si el siglo XX tuvo el arsenal nuclear como activo para el Consejo de Seguridad de la ONU, el siglo XXI utilizará árboles, ríos, mares, lagos, fauna y flora, y esto no es una opinión.


Los ministerios de Defensa y Justicia y Seguridad Pública, que serán dirigidos por José Múcio Monteiro y Flávio Dino (PSB), respectivamente, deberán enfrentar mucha resistencia en la derogación y creación de campañas para la recogida de armas, permisos, certificaciones de CACs fuera de las nuevas normas, cierre de clubes de tiro ilegales e incluso controlar el flujo de armas y municiones. Ellos serán los responsables directos de actuar para desmovilizar el extremismo radicalizado que impera en la sociedad civil y militar, que tiene como objetivo no sólo defender al ex presidente Jair Bolsonaro, sino actuar de manera golpista y antidemocrática.


En menos de 1 mes de gobierno ya vivimos el mayor desastre político institucional de la historia de Brasil. El 8 de enero, exactamente 2 años y 2 días después de los episodios de invasión del Capitolio (sede del poder legislativo) en los Estados Unidos, un grupo bien articulado, preparado e intencionalmente enfocado promovió un intento de golpe contra los tres poderes de la república. Organizados y financiados por grupos y empresarios que impugnaron desde el 30 de octubre los resultados de las elecciones -transparentes, justas, legales-, llegaron a Brasilia en la madrugada del 8 de enero en una verdadera caravana de centenares de autobuses procedentes de los cuatro puntos cardinales del país, con el objetivo ya trazado, tomar las sedes de los tres poderes de la república (el Palacio del Planalto, poder ejecutivo, el Congreso Nacional, poder legislativo, y el Tribunal Supremo, poder judicial).


Siguiendo una narrativa de "manifestaciones pacíficas" y contando con la clara "ayuda" de la inacción de las fuerzas policiales y políticas del estado del Distrito Federal, los ahora antidemocráticos golpistas invadieron y tomaron el control de los tres poderes, no sin antes promover escenas peores que las del episodio Trump en el capitolio. Por unas horas Brasil recibió un golpe de Estado de grupos que cuentan con el apoyo, muchas veces tácito, de las fuerzas armadas y la inacción criminal de la policía y la política del Estado. Por si fuera poco, hubo una destrucción total del patrimonio público, donde el Tribunal Supremo, partes del Congreso Nacional y el Palacio de Planalto quedaron completamente destrozados. Desde sillas, espejos, puertas de cristal, documentos, salas enteras, incendios, hasta obras de arte de incalculable valor, que eran regalos de Estado, como un reloj del siglo XIV, o jarrones chinos, pinturas y esculturas. Incluso el ejemplar original de la Constitución de 1988 (de la que sólo hay 4) fue robado.


Las pérdidas financieras están siendo calculadas, sin embargo la política está hecha de lenguaje y símbolos, y lo que vimos fue el lenguaje del ideologismo de Bolsonaro, el Bolsonarismo, que se alimenta del fascismo, y comunica violencia, intolerancia, prejuicios, falta de respeto a las leyes y al orden democrático. La simbología dejada fue de total desprecio por la democracia y el orden republicano, así como los tentáculos dejados en 4 años de bolsonaro, se apoderaron de las instituciones políticas poniéndolas al servicio de su ideología y que actuaron directa o indirectamente en el episodio más trágico de nuestra política institucional democrática.



[1] el gobierno deshace el "superministerio" de economía y lo divide nuevamente en Min. de Hacienda; Min. de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior (MDIC) y Min. de Planificación, Presupuesto y Gestión



Bernardo Monteiro es licenciado en Relaciones Internacionales por la UNESA y posgraduado (MBA) en Relaciones Internacionales por la FGV-RJ; autor de Para uma Estabilidade Democrática, tiene formación como analista político internacional; actúa como escritor, analista político, investigador y divulgador científico sobre: política brasileña, historia de la democracia, democracias occidentales y sociopolítica;


fue investigador asociado del Laboratorio de Simulaciones y Escenarios de la Escuela Superior de Guerra Naval de la Marina de Brasil (LSC-EGN/MB); fue profesor invitado de la disciplina Análisis de Política Internacional para la graduación en Defensa y Gestión Estratégica Internacional de la UFRJ; fue profesor de Análisis de Política Exterior para el I Congreso de Relaciones Internacionales (I CONRI); fue conferencista y profesor sobre política brasileña, análisis político, geopolítica, democracias y escenarios prospectivos.

Comments


bottom of page